DERVICHES DE SUDáN

Derviches.

Te presentamos a los derviches de Sudán y el sufismo. El sufismo islámico es una forma de entender la vida y la fe que se deja sentir en prácticas y costumbres que a los no introducidos les cuesta comprender y hasta ajustar como enseñanzas religiosas atávicas.

Si tuviera que buscar una imagen que resultara contradictoria en nuestra cultura de creencias, me fijaría en las procesiones de Semana Santa, en las complejas ceremonias católicas, en la preferencia por santos y devociones marianas o en ideales como la resurrección. Tal vez resulten tan difíciles de entender para un musulmán no familiarizado con el credo cristiano como para nosotros colocar en su sitio al sufismo y toda su correspondencia de valores y su historia. Si tuviera que reducir el concepto de sufismo a una sola palabra, o mejor a tres, debería decir ‘motor del Islam’ ¿Por qué? pues porque el sufismo es un conjunto casi inabarcable de prácticas, creencias, acciones, consejos, formas de estar, de comportarse, de compartir que se corresponden con un sentido de buenas maneras para ser y hacerse sentir como buen musulmán y persona.

Se trata de ideas y conceptos tan amplios que durante siglos diferentes escuelas y personalidades musulmanas han intentado definir y estructurar como guías para una vida plena y consciente. Una serie de conceptos que han ido adaptándose a las necesidades de las comunidades islámicas y de las personas pero que sorprendentemente siguen alentándose como referencias para una paz y una armonía espiritual y real para el día a día. Etimología básica Me hacen mucha gracia los intentos de encontrar el origen del sufismo en las palabras. Sí, en su etimología. Y lo digo porque las opciones rastreadas son muy pintorescas.

Así, se dice que sufí o sufismo procede de la palabra árabe ‘lana” que era al parecer el atuendo de ropa barata con el que se reconocían a los primeros convertidos a la fe islámica. Otros dicen que viene de ‘sofá’, por el hábito de aquellas mismas gentes por sentarse cómodamente junto a las paredes de las mezquitas para hablar del credo. Otros, en cambio, la relacionan con el concepto de pureza. Y yo me quedo con ésta. Me parece la más lógica y coherente de las interpretaciones. Danzas espirituales El sufismo más popular ha desarrollado toda una serie de prácticas que buscan ese ideal de perfección personal y colectivo. Unas se esfuerzan por expresar determinadas letanías de oración para recordar pasajes reveladores de la fe de manera individual. Las dhikr son sesiones para el recuerdo colectivas, con lecturas compartidas, que buscan la misma evocación.

Derviches en el norte de Sudán.

Pero tal vez las actividades más populares en occidente sean las hadras, danzas espirituales que cumplen un fin parecido. Llegar a Dios y a sus mensajes. Las danzas del sufismo son un mundo en sí mismo, con interpretaciones regionales y hasta locales que puede ser un hilo conductor para conocer la más profundo del Islam de la mano de su fe. Y es que, tal como te lo cuento, la hadra (o también imara) puede representarse en la forma de un simple movimiento ritual para cada pasaje de una recitación coránica clave, pero también puede desarrollarse como bailes que obligan a los danzantes a jugar con el ritmo y la respiración más profunda.

Sin embargo, las danzas sufíes más conocidas en occidente son con diferencia las que protagonizan los derviches que giran con sus atuendos blancos y sus tocados rojos. Giróvagos se les denomina por esa preferencia por dar vueltas sobre sí mismos. Y un dato, ahora también se empiezan a descubrir otras danzas sufíes que son reinterpretaciones muy locales que resultan sorprendentes y curiosas hasta para los musulmanes. Todo un mundo por descubrir. Sufismo, un sentido humano de la vida con pasos de baile.

Un Comentario
Alif

Hola! Me encantó este post!
Los invito a darse una vuelta por mi blog en busca de más historias de sufis. Bienvenidos a la caravana!
Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *