UN VIAJE POR MARRUECOS A TRAVES DEL CINE

Marruecos es un destino de película… ciudades, montañas, valles, desierto, oasis, cualquier estampa es digna de formar parte del rodaje de una película épica.

Seguro que hay muchas más películas de las que imaginas que han sido rodadas en Marruecos… que a través de la pantalla nos han llevado a viajar por sus áridos parajes, sus coloridas calles, sus evocadoras ciudades.

Yo no viajé a Marruecos por primera vez hasta cumplidos los 30 años. Aunque en realidad ya había empezado a viajar a nuestro país vecino muchos muchos años antes, gracias a las maravillosas historias que me contaban los maestros del cine en cada centímetro de celuloide que dejaron grabado para la eternidad.

Empezando por un clásico del maestro Hitchcok, ‘El hombre que sabía demasiado’. Allá por los años 50 la pareja formada por James Stewart y Doris Day y su cinematográfico hijo pasaban unas exóticas vacaciones en Marrakech, cuando de pronto se veían enredados en una trama de espionaje internacional. La Plaza Jemma el Fnaa vibraba en un ambiente que no se aleja mucho del de hoy, 60 años después, las carreras de persecución por las calles del zoco podrían haberse rodado ayer mismo casi con los mismo resultados, … e incorporando a la locura el imparable vaivén de motillos que encontramos en la actualidad.
marruecos-hitchkokPues sí, desde entonces, siendo una niña soñé con viajar a Marruecos.

¿Y que hay de aquella… ‘El hombre que pudo reinar’? Una historia de Rudyard Kipling llevada al cine por John Houston. Como protagonistas Michail Caine y Sean Connery, ahí es nada. El propio rey Hassan II cooperó para hacer posible el rodaje en la cordillera del Atlas, y en la Kasbah de Ait Ben Haddou, uno de los lugares más utilizados en películas y series a lo largo de la historia.
03_ampliacion-1

Gladiator, Lawrence de Arabia, el Reino de los cielos, La Joya del Nilo, Alejandro Magno, y una rompedora Babel… con Brad Pitt y Cate Blanchett sufriendo en las perdidas carreteras, atemorizados, y finalmente salvados por la hospitalidad marroquí. Y por supuesto la reciente serie de Juego de Tronos. Muchas y muy variopintas películas que se han aprovechado de la  dureza de las montañas del Atlas o la magia  de la Kasbah de Ait Ben Haddou.

Y si seguimos un poco más al Sur, nos topamos con Ouarzazate, un pequeño poblado al pie del Atlas, que vivió un crecimiento inimaginable gracias al celuloide. Tienen hasta sus propios estudios de cine, el ‘Atlas Estudio’, no es de extrañar teniendo en cuenta que ya en 1897 el mismísimo inventor del cine, Louis Lumiere, rodó en Ouarzazate una de las primeras películas de la historia del cine: ‘Le chevier marocain’…

Desde entonces los grandes maestros se han sentido atraídos por estas tierras y estos paisajes para algunas de sus obras maestras: Hitchcok, David Lean, Ridley Scott… y tantos y tantos otros, trayendo a esta aqui a las grandes estrellas de Hollywood.
babel1_gallery__600x400Al Atlas Estudio corresponden más de 160 hectáreas en las que proliferan los decoradas a tamaño real, allí podemos encontrar escenarios de lo más variopinto y que poco o nada tienen que ver con  Marruecos. Un templo tibetano construido para Kundun, de Martin Scorsese, el mercado de esclavos de Gladiator, o el avión de Michael Douglas en La Joya del Nilo. Aquí se levantaron también las construcciones romanas y de inspiración cristiana típicas de las pelis religiosas, las de Semana Santa. Y es que la región es perfecta para representar la antigua Palestina, los paisajes del Atlas y sus pequeños poblados han dado vida a películas como Jesús de Nazareth, Sodoma y Gomorra o La Ultima Tentación de Cristo.

Aún continuando hacia el Sahara, nos adentramos en un territorio de dunas que quedaron inmortalizadas en el clásico Lawrence de Arabia. O algunas películas más modernas, que mejor olvidar, como Sahara con Penélope Cruz.

No quiero cerrar el articulo sin viajar a la costa, la gran desconocida del país Marroquí. Playas tan hermosas como desiertas, y algunas ciudades únicas, como Essaouira. Sus icónicas muralles fueron fortaleza medieval en el Otelo de Orson Welles, y más recientemente se convirtieron en uno de los reinos de Juego deTronos. Allá donde Danyeris Targarian compraba todo el ejército de Inmaculados.
imagen-sin-titulo-1…. Y seguro que me dejo muchas más películas en el tintero, y alguno me reclamará que no mencione la inmortal Casablanca con Humphrey Bogart e Ingrid Bergma (1942), pero no, lo cierto es que esta película rodada en plena Guerra Mundial, y que dio un a Casablanca un lugar en el mundo, no tiene ni una sola toma rodada en Marruecos. Pero los viajeros podemos dejarnos llevar por la melomanía y vagabundear por sus calles a medio camino de la vieja Medina y la moderna ciudad en busca del  Rick’s American Bar.

¿Quién sabe? Quizás demos con Ricks bebiendo Whisky y esperando a Elsa en algún bar…

-Viaje a Marruecos con los 5 sentidos-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *