DORMIR EN UN ECOLODGE EN SRI LANKA

Un viaje de aventura por un verdadero eco-destino

Sri Lanka, la perla del Océano Índico, nos acoge con calidez. Una de las cosas más mágicas que tiene esta isla es la combinación de la naturaleza con ecolodge encantadores, respetuosos con su entorno.

A pesar de la influencia de la cercana y caótica India, Sri Lanka vive a un ritmo tranquilo, al paso te salen gentes amables, afables, siempre dispuestas a regalar una sonrisa. Así como su naturaleza arropa con toda su riqueza, nos hace sentir que somos parte de ella, y las aguas cristalinas de sus mares nos mecen con un dulce vaivén.

Viajar a Sri Lanka es un viaje a su sorprendente cultura, su historia, y sobre todo sus paisajes para no olvidar. Ciudades y pueblos que están tan vivos como sus espacios naturales, gracias a la comunión que existe entre el hombre y su entorno.

Una conexión que se manifiesta constantemente en sus gentes pacíficas que profesan devoción hacia la madre tierra, a quien agasajan con ofrendas y cuidados de alta jardinería para agradecer todos sus dones.

Este respeto a la naturaleza ha conseguido también que los edificios dialoguen con el medio ambiente y se integren con naturalidad en el entorno. Lo que es sin duda la semilla para que el ecoturismo florezca y encuentre en Sri Lanka uno de su máximos exponentes.

Más que huéspedes en un ecolodge deSri Lanka

La mayoría de estos Ecolodge de ensueño destacan por sus prácticas sostenibles y por su respetuosa relación con los espectaculares enclaves en los que se ubican, con su fauna salvaje  y con la comunidad local.
Establecimientos que se sustentan sobre materiales reciclados, que participan activamente en la conservación del entorno, que apoyan a las comunidades locales, que reducen al máximo el consumo de recursos naturales… y que nos hacen sentir que somos más que simples huéspedes.

Sí, Sri Lanka nos acoge con calidez también a través de sus ecolodges. Ya sea en plena selva, en medio de una reserva forestal, o al pie una plantación de té, en la costa o en la ciudad, cada noche de un recorrido por Sri Lanka será un regalo para no olvidar.

Sri Lanka nos demuestra que el turismo earthfriendly es tan posible como necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *