YUNNAN, COMO UNA CHINA PINTURA IMPRESIONISTA

Las terrazas de arroz de Yuanyang…
una auténtica pintura impresionista

Yuanyang, en la región china de Yunnan, es un gigantesco tapiz sobre el que los arrozales dibujan increíbles pinturas impresionistas con vida propia, porque se colorea según la intensidad de la luz, y cambia sus brillos con la caída del agua de las montañas, un cuadro que va variando según el clima, las estaciones y el crecimiento del arroz, un verdadero espectáculo.  china-laohuzui-yuanyang-06

Las montañas de Yuanyang cambian de tonalidad con las estaciones del año: en otoño se tiñen de amarillo, en invierno de rojo, luego pasan al verde… y finalmente al azul, cuando el arroz aún no asoma sobre el agua. Es entonces cuando el cielo se refleja en espejos con infinidad de matices creando un mosaico de naturaleza único en el mundo.

El lienzo de este paisaje lo configuraron los antepasados de los Hani hace unos 2.500 años, creando pequeñas planicies escalonadas en un terreno escarpado para asegurar su sustento. Esta obra de arte agrícola, que tiene una extensión de unas 25 mil hectáreas, se alimenta del agua que baja de las cimas de las montañas después de recorrer los canales de bambú.

Los bancales de arroz de los Montes Ailao han sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por la creatividad de los Hani para convertir esta zona de montaña en una tierra fértil y de gran belleza. Los ‘escultores de la montaña mágica’, así se les conoce, han logrado una de las más espectaculares creaciones humanas no sólo del sur de China, sino de todo el planeta, pues a lo largo de siglos, los Hani han ido modificando las laderas de estas montañas con sumo cuidado para el cultivo del arroz y para el asentamiento de sus aldeas.

Despedir el día en Yuanyang, y poder vivir una puesta de sol en este fascinante paisaje, es algo que queda para siempre en la retina del viajero. Desde la montaña de Laohuzui, conocida como ‘La terraza de la boca del tigre’, se puede disfrutar de una visión única mientras el sol se esconde en el horizonte.

Dicen que es una de las terrazas más bellas de toda China, por sus formas caprichosas y por sus siempre cambiantes vistas según el ángulo desde el que se miren, según la estación del año, según la hora del día… La gama cromática de este cuadro natural cambia constantemente.

Pocas veces en la historia de la humanidad la naturaleza y la mano del hombre se han fusionado de forma tan mágica para regalarnos este maravilloso espectáculo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *