EL SABOR DE LA DOLCE VITA TOSCANA

La Toscana, esa región italiana donde los caminos no parecen conducir a ningún lugar. La bella Toscana nos recibe ataviada con sus viñas florecientes, a punto de la vendimia. Bienvenidos a la ‘dolce vida toscana’, tal y como Fellini la habría retratado.
Unas bicicletas aguardan la llegada de los viajeros, dispuestas a perderse una vez más por la historia y la cultura de esta región tan generosa, dónde el espíritu se templa con los mejores vinos y con una rica gastronomía.

Queremos descubrir y experimentar eso de la ‘dolce vita’, y para ello vamos a perdernos por la Toscana más auténtica, recorriendo a nuestro aire caminos entre olivos y viñedos, porque no solo de vino vive la región, también el oro líquido que es el aceite de oliva adorna los campos toscanos, los olivos se extienden en suaves colinas y entre medias destaca de vez en cuando un ciprés orgulloso, uno de esos que enmarcan los caminos que nos llevan hasta  encantadores pueblos y a centenarias villas… que acaso se remontan a tiempos de la Roma Imperial.toscana-olivosRecorremos el Valle de Elsa, donde las vides se entrelazan entre sí creando kilométricas hileras de viñedos perfectamente ordenados que, a su vez, se funden con campos de  olivos milenarios para regalar un paisaje del más puro verde mediterráneo.

Es un placer coger la bicicleta y perderse por la Vía Francigena, la histórica ruta de peregrinos, que lleva hasta la Montagnola Senese. Desde aquí se divisa en el horizonte la pequeña ciudad amurallada de Monteriggione… relajada, dormida en el tiempo, es un placer recorrer sus murallas con vistas a la infinita campiña Toscana… la belleza de este paisaje ondulado ya nos está abriendo el apetito…

De allí estamos a un paso de San Gimignano, la ciudad donde Dante se inspiró para su ‘Divina Comedia’, la que llaman la Manhattan toscana, una ciudad en la que se alzan decenas de torres, que en un tiempo indicaban el poderío de las distintas familias, a más altura más grandeza del linaje… muchas permanecen impasibles admirando el cambio de colores de los paisajes que las rodean.
toscana-San-Gimignano-italy-blog
Pero a veces para probar la auténtica comida toscana merece la pena alejarse de las grandes ciudades turísticas, llegar hasta pueblecitos perdidos como la Abadia a Isola, una aldea medieval del color de la tierra, que no pierde ni un ápice de encanto, pero que apenas es frecuentado por el turismo, y donde podremos descubrir la sencillez de la cocina toscana, porque esta gastronomía es simple pero sabrosa. Basada en recetas sencillas y en la frescura de sus productos, siempre de temporada… frutas, verduras, legumbres, carnes, lácteos, setas, cereales…  y por supuesto todo regado con aceite de oliva y buen vino.

Para empezar el almuerzo nada mejor que un queso y unos crostini di fegatini, esto es un pan tostado untado con una especie de paté de hígado de pollo, un aperitivo típico toscano, nada mejor para abrir boca… y como plato principal hay que probar los pappardelle toscanos, nada más típico que los pappardelle al Ragù di Cinghiale, esto es una pasta fresca, cintas gordas de pasta acompañadas con un estofado de jabalí y vino tinto… pura esencia toscana, porque si algún animal corretea libremente por los campos de estas románticas colinas son familias enteras de jabalís, y reguémoslo con un buen vino rosso de Chianti.toscana-papardalle

Si el día esta frio, porque en Toscana no nos engañemos el invierno es muy frio, entonces se puede optar por un plato de Ribollita, literalmente un ‘recocido’. Como la mayoría de los platos toscanos es una sopa de origen muy humilde, y con multitud de variacione,s quizás tantas como cocineras… pero los ingredientes que no pueden faltar son:  las legumbre, habitualmente judias blancas, pan duro y verduras  diversas de temporada… zanahoria, calabacín, acelgas, tomate, y col.

Aún hay más… podemos viajar en el tiempo a través de los sabores, basta con pedir una carabaccia, una sabrosa sopa de cebolla… ‘histórica’, pues su origen es renacentista, pero lógicamente adecuada a nuestros tiempos, buena para el invierno, para los vegetarianos y los que no, buena para todo aquel que disfrute del buen come. Si bien hay que aclarar que este plato es más difícil de encontrar en los menús… pero hacerlo será sin duda una oportunidad, y toda una experiencia culinaria.
toscana3Y entre una y otra visita desde Montepulciano a Siena, de Lucca a Pienza, de Pisa a Montalcino… en cualquier trattoria, en cualquier taberna lo que tenemos que tomar de antipasti sin lugar a duda son los embutidos y quesos toscanos. Empezando por el Prosciutto di Cinta Senese, dicen de este jamón que es comparable por sabor y por precio a nuestros jamones de bellota españoles, sin duda es considerado el mejor Jamón de italia.

Si bien no podemos marcharnos sin probar la famosa finocchiona, un embutido curado con hinojo y pimienta negra, muy similar a nuestro lomo, pero con un toque muy original. Las Soppressata y el buristo hechos con las partes pobres del cerdo, los cortes sobrantes: cabeza, piel, lengua… todo se aprovecha, se cuece, se pica y condimenta y se embute en un pellejo largo. El caldo de cocción se vierte para cubrir la mezcla y se cuelga, de forma que el líquido espese y una todo junto… un embutido económico y muy sabroso.

Pasemos a los quesos, si hay algo que me pierde de toscano son los quesos. Empezando por el Pecorino, literalmente queso de oveja, que se producen en en la zona de Pienza, al pasar merece la pena abrir los ojos porque si damos con una fattoria, no podemos pasar de largo ¡no! hay que parar ha comprarlo porque en Pienza producen algunos de los mejores pecorinos de Italia. Una última delicia a probar para los muy quesero… la ricotta di pecora fresca, esta ricotta de oveja es muy sabrosa, ideal para acompañar en ensalada.gastronomia-toscana
Y llegamos al momento más esperado… entre tanto viñedo y bodegas ¡los vinos! que se clasifican cada año entre los mejores vinos del mundo. Tienen un tipo de uva autóctona que se llama San Giovese, y muchas denominaciones de origen donde este viñedo se suele mezclar con otros tipo de uva como los Cabernet o Merlot.

Existen en toda la región producciones de altísimo nivel que se conocen entre enólogos con el apelativo de los ‘supertoscanos’, sin duda hay que destacar el Chianti, el más famoso. En un recurrido por Toscana hay que adentrarse en los secretos de estos vinos únicos, como el Chianti Clásico que se remonta al siglo XI. El Chianti se da en la zona que hay entre Florencia y Siena.

Otra denominación de origen mucho mas pequeña y exclusiva es la de Montalcino. En Montalcino todas las bodegas son extremadamente elegante, y construidas con un impacto ambiental casi nulo. Montalcino es una pequeña joya que protege su paisaje de las grandes urbanizaciones tremendas que proliferan en otras zonas de Toscana, y ese mimo se traslada a sus vinos, exquisitos.

Para terminar os hablaré de Montepulciano, es al mismo tiempo una preciosa ciudad y una pequeña tierra con denominación de origen donde se producen excelentes vinos los Vinos Nobile de Montepulciano que suelen pasar 2-3 años en barriles franceses antes de salir al mercado.
vino-toscanaNuestro Viaje a Toscana por los placeres de la vida está llegando a su fin, pero nos llevamos los placeres de sus sabores en el paladar. El recuerdo en nuestra retina de entornos tan mágicos como misteriosos, en un mundo que nos hace viajar en la historia más apasionante de este rincón de Italia, con los bucólicos paisajes de los horizontes toscanos… en fin, ya podemos decir que sabemos lo que significa la ‘dolce vita’… en Toscana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *