LOS úLTIMOS RINOCERONTES

El rinceronte, ese extraño y solitario animal que parece sacado de una película de Jurassic Park… , es uno de los mamíferos más antiguos de la tierra, los tatarabuelos de los pocos que hoy sobreviven ya se repartía por los 5 continentes 20 millones de años atrás.

Hoy solo resisten 5 especies de rinocerontes concentrados en pocas áreas de África y Asia.
A los rinocerontes, como su propio nombre indica lo que les carateriza es el cuerno o cuernos que luce sobre su hocico… Así su nombre, de origen griego, quiere decir “rinos” –nariz- y “keros” –cuerno-. Esa “nariz cornuda” es precisamente el origen de todos los problemas de los pobres rinocerontes, ya que desde hace siglos son un valorado trofeo y la caza legal o furtiva sigue empeñada en amenazar su existencia.

La peculiaridad es que a diferencia de los cuernos de otras especies, como los antílopes, los de los rinocerontes no tienen un núcleo óseo, sino que están hechos de queratina, la misma sustancia que forma los pelos y las uñas en el resto de mamíferos, por alguna razón considerados en culturas como la china como “sanadores naturales”… El caso es que hoy este mamífero, a pesar de no tener un depredador natural se encuentra indefenso y en peligro de extinción.

En África

Quedan solo dos especies: la blanca y la negra, aunque en realidad ambos son blancos, lo que les diferencia es la forma de su labio, y su forma de alimentarse.

Rinoceronte blanco: Es el segundo animal terrestre más grande de nuestro planeta, solo por detrás del elefante africano. De origen áfricano, sus áreas de influencia se fueron reduciendo. Hoy en día solo podemos disfrutar de él  en los actuales países de Kenia, Namibia y Zimbawe. Es considerada la única especie de rinoceronte sociable que existe, ya que, aunque muestran signos de la famosa agresividad que caracteriza a estos animales, suelen ser mucho más tolerantes con sus congéneres que las otras.
Rinoceronte negro: Este animal es mucho más territorial que el rinoceronte blanco, de hecho, es considerada la especie más agresiva de todas. Por ello, sobre todo los machos, son muy solitarios.

En Asia

También aqui podemos encontrar rinocerontes, pero estos aún más amenazados. En Asia sobreviven tres especies diferentes: los de Sumatra tienen dos cuernos como los africanos, mientras que el Indio y el de Java tienen solo uno cuerno. Tristemente los de Java y Sumatra está en peligro “crítico” de extinción. Y por ello prácticamente es imposible verlos.

Rinoceronte de Sumatra: Es una de las especies de rinocerontes más pequeñas. Una de sus características más interesantes es que, a pesar de tener 2 cuernos, el segundo es muy pequeño y se manifiesta más bien como un esbozo. Presentan una piel gruesa y con grandes pliegues que le dan la apariencia de una armadura. Hoy en día no existen más de 300 individuos vivos en el medio natural.

Rinoceronte de Java: Esta es finalmente la especie de menor tamaño entre los rinocerontes, alcanzando solo unos 6 pies de alto en el caso de los machos adultos. Esta especie (Rhinoceros sondaicus) es la menos conocida y estudiada de todas, y se puede encontrar en los bosques tropicales indonesios pero también en zonas de India y China. Por su escasez (se estima la existencia de menos de 100 individuos), es considerado uno de los mamíferos más raros del planeta, y ha sido escasamente fotografiado o filmado. Es la especie de rinoceronte que menos tiempo vive, alrededor de 20 años solamente.

Rinoceronte indio: Es la segunda especie más agresiva, después del rinoceronte negro. Habita solamente en áreas de India y Nepal. Su aspecto recuerda muchas veces al de un dinosaurio acorazado. Una particularidad de ellos es que son excelentes nadadores, por lo que no es raro encontrarlos metidos en el agua refrescándose del calor y cruzando ríos en busca de mejores áreas para pastar. Afortunadamente, el número de individuos del rinoceronte indio ha crecido de manera lenta pero constante en los últimos años, estimándose que existen hoy unos 3000 individuos silvestres.
Los viajeros que se deciden salir en su busca en sus hábitats natural deben de armarse de paciencia, y de una buena vista para buscarlos camuflados en el paisaje, su tranquilidad, y escaso movimiento hace difícil su avistamiento, pero cuando uno al fin lo encuentra… ¡qué subidón! la foto será el mejor trofeo del viaje… pero ojo, no te olvides de su agresividad, comparable a la del león, no bajes la guardia.