LA NOCHE DE LAS ESTRELLAS EN EL CAMPAMENTO BUKARU DE CAMERúN

Ecoturismo puro en pleno corazón de África en el Campamento Bukaru

Camerún sorprende. Este país centroafricano tiene mil caras, paisajes extremos -y de grandes contrastes- salpicados por toda su costa atlántica, sus valles, sus montañas, sus terrenos áridos y sus fértiles tierras. Una naturaleza fascinante, y de gran riqueza medioambiental, que nos regala paisajes de cascadas, de bosques, de playas de fina arena…

Camerún es también un país dónde conviven etnias ancestrales, con tradiciones muy profundas que conservan firmemente mientras se asoman sin miedo a un mundo cada vez más globalizado.

Ecoturismo en Camerún: Foto de Alex Martin Ros

Este viaje antropológico nos permite conocer de cerca a las tribus de los Mboroboro, a los Dupa, los Dowayo. Entre todos, nos enseñan las sanas relaciones que tienen y mantienen con sus recursos naturales. Nuestras rutas de eco turismo en Camerún nos llevan además a conocer un interesante proyecto de sostenibilidad desarrollado cerca de Poli, la capital del Emirato de Faro.

Se trata del Campamento Bukaru, un auténtico hospedaje ecológico a través del cuál se promueven el turismo responsable, la conservación del entorno y de la cultura tradicional local.

Una imagen de la construcción de las casas de adobe del eco-alojamiento de Poli. Camerún

El término Bukaru significa en la lengua local “casa de adobe” y mediante la construcción de un campamento de 10 viviendas -además de otras zonas comunes- un grupo de españoles apasionados de África y la ONG camerunesa ACVP han construido un verdadero ejemplo de turismo sostenible.

En este auténtico alojamiento earth-friendly pasamos dos noches de ensueño, bajo un manto de estrellas realmente tupido en el que descubrimos astros hasta ahora desconocidos para todos nosotros. Con todas las comodidades básicas -sin lujos- nos sentimos como huéspedes de excepción.

interior de una de las viviendas de Bukaru Camp, Camerun

Mientras disfrutamos de una estancia que nos adentra hasta lo más profundo de las formas de vida del norte camerunés, estamos contribuyendo con este interesante proyecto de preservación del medio ambiente, que dinamiza la economía local mediante la artesanía y que se cimienta sobre una arquitectura local -de adobe, madera y paja- para dar cobijo a viajeros que huyen de las rutas comunes del turismo de masas.

Según explican los artífices de este gran proyecto -las otras ‘estrellas’ del Bukaru Camp– decidieron asentarse en esta región de Camerún por su virginidad, con el convencimiento de que no es tarde para empezar a hacer las cosas de forma diferente y con una gran atracción hacia la gran riqueza etnográfica y natural de toda este área.

Estefanía Sánchez, una de las artífices del Bukaru Camp de Camerún

Muy próximos al “Campamento Bukaru” se encuentran importantes parques y reservas naturales de Camerún, otro signo del interés de sus gentes por proteger y preservar sus espacios naturales, su flora y su fauna. Con ello se erige también como un perfecto destino para los viajeros que buscan naturaleza en estado puro.

El Parque Nacional de la Benoué, por ejemplo, que después del Parque de Waza es uno de los grandes espacios protegidos del norte de Camerún, se encuentra próximo al ‘Bukaru Camp’. Este parque es uno de los últimos reductos del rinoceronte negro, así como de otras especies amenazadas como el elefante y el eland de Derby, un antílope de gran tamaño. Es hábitat también de leones, hienas, y los espectaculares búfalos de sabana.

reserva natural en Camerún

El Parque Nacional de Faro, también muy próximo, aún alberga algunas poblaciones de elefantes, búfalos, leones y rinocerontes. Pero lo cierto es que la fauna salvaje de esta zona ha sido brutalmente diezmada en los últimos años por cazadores furtivos nigerianos.

El aislado Parque Nacional de Bouba-Njida forma parte del reino del Sultán de Rey Bouba, de ahí su nombre. Aparte de un importante número de especies animales, en este parque aún se conservan interesantes fósiles de dinosaurios y es famoso por sus espectaculares paisajes, con montes, bosques, arroyos…

Foto de Alex Ros en una reserva natural de Camerún

La reserva de fauna de Tchabal Mbabo también es de gran interés ya que es una zona alta cubierta de bosques de galería y estepas herbosas perfectamente conservada. Esta reserva da cobijo a algunas especies de mariposas endémicas, al desconocido chimpancé nigeriano, y al licaón, un perro salvaje que vive en manada.

No podemos irnos de aquí sin mencionar la belleza que emana también de todos y cada uno de los mercados de artesanía que se celebran semanalmente en los núcleos de población de Camerún. El colorido y la variedad en manufacturas nos atrapan desde el primer momento, y nos permiten ir conociendo a sus distintos grupos étnicos a través de sus trabajos en joyería, alfarería, hierro, cestería y textiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *