10 CURIOSIDADES DE LA POLINESIA FRANCESA… TAHITí

 Tahití , o las Islas de Tahití… la conocida Polinesia Francesa es un territorio francés de ultramar, localizado en el sur del océano Pacífico. 118 islas y atolones distribuidos en cinco archipiélagos, en toda su extensión alcanza un territorio casi tan amplio como Europa, pero ni más ni menos que a 1500 km de Francia, y una diferencia horaria de 11 o 12 horas, vamos que está prácticamente al otro lado del mundo de Francia, y de nosotros… los viajeros soñadores.
¿Pero qué sabemos de la Polinesia Francesa?

  1. 1. Con todo, los tahitianos posee su propio gobierno, pero es supervisado por el gobierno francés. Los idiomas oficiales del país son tahitiano y francés. El alfabeto tahitiano contiene sólo 13 letras ¿Será por ello más fácil o más difícil de aprender?

2. Tahití era conocida antes de la llegada de los europeos como Otaheite, o “la Isla de Manuel de Amat y Junyent” como le llamaban los españoles. Es la isla más grande de la Polinesia Francesa, y donde se encuentra la capital y ciudad más grande Papeete. Es además la isla más alta, donde se levanta el monte Orohena de 2.241 metros. Tahití está rodeada parcialmente por una barrera de coral.

3. Entre sus islas más famosas se encuentra Bora Bora, la verdadera ortografía de su nombre era Pora Pora que significa “primera nacida” en tahitiano, aunque también se la conoce como May ti pora “creada por dioses”…. Evocador ¿no? Se formó por un volcán apagado, rodeado por una laguna y una franja de arrecife y una excelente opción para viajes de buceo.
4. Está también la mítica isla de Hawaiki, hoy conocida como Raiatea, los haitianos creen que se levantó desde el fondo del océano y fue el comienzo de toda la vida en la Tierra. El Monte Temehani en la isla de Raiatea es el hogar de la flor de Tiaré Apetahi, que no crece en ninguna otra parte del mundo, a pesar de que los botánicos han tratado de sembrarla fuera de aqui durante siglos.

5. A los tahitianos les encanta la danza y la música, tienen todo tipo de bailes para cada ocasión. Por ejemplo, existía una danza que era realizada para darles la bienvenida a los invitados en una ceremonia oficial, hoy sigue existiendo, y es con la que se recibe a los viajeros en el aeropuerto. Otras danzas eran más personales y la gente bailaba para desafiar a un adversario para combatir o para seducir y atraer a una pareja potencial. Los mitos y leyendas tahitianas eran actuados a través de la danza tradicional.

6. Los típicos bungalows sobre el agua, los famosos “overwater”, que vemos en los hoteles de ensueño en Tahití y en otros países del resto del mundo, fueron inventados precisamente aqui, en las islas de Tahití, hace 45 años.

7. La palabra Tatuaje o Tattoo proceden del tahitiano TATAU, parece que se originaron en la Polinesia Francesa. Aunque era practicado a gran escala en la Antigüedad sus orígenes se remontan al tiempo de los mitos cosmogónicos polinesios, cuando las divinidades artesanas y artistas decidieron decorar sus cuerpos con motivos que imitaban a la naturaleza, la fauna y la flora, “golpeando” (tā) su epidermis con ayuda de un peine con dientes de tiburón para hacer penetrar la tinta azul-negro y fijar (tau) dichos motivos.
8. El pareo nació en Tahití, es su vestimenta característica. Este tela larga y ancha teñida con colores y dibujos típicos de sus islas es un emblema de la Polinesia Francesa.
9. La vainilla de Tahití es de las más apreciadas del planeta, Su perfume único se debe en parte a su increíble historia y recorrido, dicen los investigadores que la vainilla de Tahití provendría de un cruce ancestral de dos tipos de vainilla, realizado por los mayas… ¡ahí es nada!

10. Y el arte… De alguna manera, estas islas atrapan al visitante, muchos son los viajeros que fueron y se quedaron permanentemente, entre ellos muchos artistas, poetas, escritores, pintores… El más conocido probablemente Paul Gauguin. Que realizó su primer viaje a Tahití en 1891, con 43 años, y vivió en varias de sus islas. Vivió numerosos sinsabores tratando de huir de la civilización. No siempre fue apreciado por los polinesios y en particular por los habitantes de las Marquesas. Es uno de los pintores más influyentes de su siglo, y llevó los colores, la luz, y los paisajes polinesios a todo el mundo a través de sus pinturas, sin duda se convirtió en su mejor patrocinador. Eligió incluso reposar eternamente en estas islas. Su tumba está situada en el cementerio de ‘Atuona, Hiva ‘Oa.

¿Alguna excusa más para viajar a la Polinesia Francesa? Ve y descúbrelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *